Menu

“Borregos”, por Luis Torres

De vez en cuando es bueno escribir sobre Aldo Mariátegui porque es lo que nunca se debería hacer en el periodismo de opinión y es bueno que los jóvenes lo sepan: juzgar a las personas por las apariencias es de siglo pasado y peor si se les llama “borregos”, es hasta faltoso.
 
En su columna de hoy critica a los jóvenes por no vivir presencialmente las crisis de otros gobiernos y que por eso mismo no saben nada (“¡Ni espermatozoides eran!”; Perú 21), sin darse cuenta, por ejemplo, que la sociedad de la información es mil veces más veloz en su actualización de contenidos y noticias, y basta con una leída, de una buena fuente, para enterarse de la situación política de antaño, a comparación de un Mariátegui palomilla de ventana de caoba san isidrina oliendo a calzoncillo de pescador pensando que las marchas son inútiles. Esto, sin nombrar la universidad, o los propios libros, y bibliotecas. No, para Alditus no existe nada de eso. Solo son “borregos”.
 
Cómo puede ser borrego aquel que marcha por sus ideales. Cómo puede ser borrego aquel que se enfrenta a las lacrimógenas. Hay “periodistas” que viven en una burbuja. Pero cuando se trata de los verdaderos “borregos” de creencias o sectas, calla, porque se maneja en esos intereses.
 
Su raciocino es brutal, el papel soporta todo, lo sé, pero frases como: “¡Es como que yo me ponga a marchar contra Odría!”, es patético. Odría ya está muerto, no es actor político de ahora, y la única marcha que él asistió es a la de los panecillos con mermelada del óvalo de Miraflores. Imposible ser más idiota que Aldo Mariátegui.
 
Me pregunto cómo una defensora del lector de Perú 21 deja que se publique esa necedad, es hasta repulsivo con la inteligencia.
 
Lo peor: Que tiene micrófono en la antena más poderosa del país (RPP) y mal comunica sus idioteces a millones de peruanos.
 
Lo mejor: Que con esta crisis se sacó la careta abiertamente fujimorista al decir que los jóvenes: “No marchan con conocimiento de causa”.
 
Pobre diablo.
 

Sin comentarios

Agregue un comentario

Malapalatuber