Menu

Con mis Sodalicios No Te Metas

No te metas con mis sodalicios. Arrópalos. Tiéndeles la cama. Que se duerman los fiscales y libres para los hijos. La mecedora para sus sueños más febriles y la hostia para enjugarla con la sangre de las violaciones en el nombre del Señor. No te atrevas a meterte con ellos. Y no se metan, porque más importante es la campaña difamatoria “Con mis hijos no te metas” contra el Ministerio de Educación.

Porque el Sodalicio no es cualquier cosa. Es doblemente poderoso. Maneja alrededor de 800 millones de dólares y su otro poder es el aura religioso, apadrinado por el político religioso número uno del Perú, dos nombres que combinan armónicamente en su “i” latina y son de apellidos cortos (Cipriani, Figari, principescos)

Un sector conservador de la iglesia clama “Con mis hijos no te metas”, pero no dice nada del caso sodalicio en el cual hay nítidos y explícitos testimonios de sometimiento sexual y agresión, física, y emocional.

A Figari lo han tildado de pederasta y sigue como si nada en la lujosa casa de retiro del Sodalicio cerca de la casa de verano del Papa. Una joyita de la Santa Sede. Una impunidad nada santa.

Sin comentarios

Agregue un comentario

Malapalatuber