Menu

Comunicore es señal de un Poder Judicial en coma

Justo en la era de la corrupción de Odebrecht, la justicia peruana acaba de arrojar un mensaje desolador a ese país que necesita ejemplos urgentes de lucha anticorrupción. Con la balanza de mal uso ha sentenciado su descalabro. Está en coma.

Porque ahora sí cualquiera puede robar millones en la municipalidad y si pasa mucho tiempo de no resolverse el caso, acá no pasa nada, y todos puede caminar libremente por las calles. Así de nauseabunda. Vileza explícita. Pornografía sin relato de una violación al mínimo sentido común que puede ostentar un juez en un caso de esta envergadura.

Eso es lo que ocurrió en la Sexta Sala Penal de Reos Libres, decidiendo la absolución de catorce ex funcionarios del segundo gobierno edil de Luis Castañeda, acusados de desembolsar 31 millones de soles a una empresa “careta” (Comunicore) para beneficiarse.

Los traslados de maletines de dinero en el 2005 para cobrar el pago de 35.9 millones de soles de la Municipalidad de Lima (transferida de Relima, a Comunicore, por solo 14 millones de soles) se hicieron en tres días, con las facilidades en trámites que facilitó a ojos de buen cubero la Municipalidad de Lima en fiestas de fin de año, al mando del alcalde de Luis Castañeda – librado absurdamente del caso en el 2013 .

Todo obedece a esa típicos robos de crear empresas para sacar beneficio aprovechándote de la gestión que diriges y la justicia peruana es ciega sin más; no tiene espíritu, menos cerebro.

Y es que todo pareciera transcurrir para una finalidad. El alcance de la justicia en un caso que se extendió siete años para que, en medio de lluvias e inundaciones y las mega coimas de Odebrecht, pase suavecito; la absolución salen como un huaico: el caso prescribió y que no hubo dolo, dicen.

Las declaraciones de Luis Castañeda en torno al tema son vergonzosas. El hurtomaestre, burgomaestre, argumenta que estuvo bien porque no se hizo daño al Estado ¿Para él está bien pagar millones a una empresa fantasma, en tres días, y hacerse humo?

¿Qué no hizo daño? Más de treinta millones de soles que pudo servir para las obras de miles de peruanos, y no en pérdida en tres días, cuando se llevaban personas maletas de dinero, con testaferros que cobraban cien soles por llevarlas. El alcalde de Lima justifica lo injustificable. Subraya el robo, cosa que lo dibuja de pies a cabeza.

Vivimos en un país donde las penas por corrupción son de apenas 12 años, en un promedio. Mientras que en China es pena de muerte para corruptos, y es el primer país del planeta.

El caso ha pasado a la Corte Suprema, donde está Villa Stein, este… mejor cambiemos de tema. Ya está enterrado el caso. Porca Justicia amamantada por la corrupción organizada desde los tribunales.

Sin comentarios

Agregue un comentario

Malapalatuber