Menu

Las viudas de Alan sacan las garras

No sé ustedes, pero he visto más viudas de Alan llorando – sin Pilar y Roxanne, que fans enamoradas de Servando y Florentino en la Feria del Pacífico. Estos son los detectados entre cebollas y cebollas en la prensa peruviana.

Ese harem desenfrenado de chalanes no se ve desde el 1985 cuando Alan García ganó la presidencia arrasando las encuestas. Y todas estas desmayadas en el 2019. Empecemos por Beto Ortiz que soltó finalmente las trenzas (de aire). Ha declarado su amor tórrido por Alan en una columna televisa, desafía al gobierno por defender al caído y si Jorge Barata no declara contra el amado, oh, ya lo saben, “dónde están tus boloñas Vizcarra”, pero qué gusto por la carne ancha la de este presentador de desgracias ajenas en sofá. Tan comparable como Butters, quien dice que a Alan le tienen envidia y por eso se le persigue. Jalado en periodismo de datos.

Otra viuda es Mijael Garrido Lecca. El torombolo de turno está de mal en peor. Ha gritado a todos los vientos que hay fascismo en el Perú, tribal y cainita, diceee. Persecución de brujas, cuando en su casa hay una escoba que usó su padre. Qué bonita familia. Un amaestrado de la Derecha cavernaria dominante con careta liberal me hace cambiar Canal N o que me relaje al ver un Hugo Neira que agradece su puesto al occiso. Sin códigos, ya.

Y qué hablar de Mariella Balbi, con el mismo rollo – ¿Habrá leído El diario de Ana Frank? para decir semejante bola de pelos, acaba de inventar la Gestapo chicha, nadie se da cuenta que están coordinando, noo, nadie: Aldo Mariátegui echando la culpa al gobierno de Uruguay, repitiendo el ladrillo gramático de Nidia Vilchez. Qué les pasa. Digo, las bragas se ajustan. Copyright, las lentejas de la Mona están produciendo gases en el teclado.

Sucede que ahora Alan García es un ejemplo a seguir. Seguimos locos. Y más con periodistas y operadores sobando la lámpara en sufrido concubinato. Por eso tenemos a los gobernantes que merecemos, mi sufrido y hermoso y adorado Perú.

Sin comentarios

Agregue un comentario

Malapalatuber