Menu

Rimando Albrecht con Odebrecht

Elegido Víctor Albrecht como presidente de la comisión de Lava Jato, una gran interrogante sacude a la opinión pública: ¿Puede un ex alto funcionario del Callao dirigir las investigaciones con transparencia y sin conflicto de interés, ahora que la constructora Odebrecht trabaja una obra en el primer puerto?

El congresista de Fuerza Popular Albrecht integró esa banda política llamada Chimpún Callao, y deja un sin sabor en el propósito del Congreso de investigar con pulcritud. De hecho, es como un eclipse: trabajó con Álex Kouri, fue (o es) su hombre de confianza y estuvo cerca a él cuando se quiso timar al JNE con su postulación a la alcaldía de Lima (fue tachado por no residir el tiempo determinado en Lima).

Y es que solo a Keiko Fujimori se le ocurre designar a Albrecht para el megacaso de corrupción de Odebrecht (Lava Jato, sobornos), el ex gerente general de ESLIMP Callao, una empresa de servicios de limpieza donde habría robado la plata de todos los peruanos (peculado), cuando Kouri era alcalde del Callao.

A Albrecht se le imputó que había contratado a empresas para recoger basura y demsmonte, sin licitación – “El Chaval” y “El Chavalillo”, cuando estas empresas fueron ‘fantasmas’ en este tipo de labores, experiencia y logística nulas. Eso está consignado en la Fiscalía Anticorrupción, y si Albrecht ha salido a decir que está archivado, pues los hechos, son los hechos, y esperábamos más del hombre timón que verá los casos de sobornos de tres gobiernos (Toledo, García, Humala) .

Y más perlitas que nos dejan con la boca abierta, con fetidez de veneno, unas altas dosis que mueven el escenario sobre las personas que gobiernan el destino del país. Pues bien, Albrecht no solo fue del círculo de Kouri, pues a Ponce Feijoo (caso de la empresa chuponeadora Business Track) se le encontró contactos con el ahora congresista de la República.

El congresista Víctor Albrecht guarda en el fondo el mismo drama de la bancada fujimorista: el que fue su jefe está en la cárcel (Álex Kouri; y Alberto Fujimori para los fujimoristas), y un prontuario que no se diferencia mucho de algunos de sus colegas de la Bankada. Idéntico en el ADN asistencialista que su lideresa Keiko Fujimori. Albrecht para ser Congresista dio regalitos, por votos, en televisión abierta (“Fábrica de Sueños”, 20 de Febrero).

El fujimorismo nos quiere decir que no tiene otro cuadro de honor mejor para investigar (negociar) el caso más sonado de corrupción a nivel región, y eso es más que lamentable, es la traición a la transparencia. Colocar a Albrecht a la cabeza de dicha comisión, justo cuando Odebrecht viene trabajando la Vía Costa Verde en el Callao, es un suicidio político.

Lamentablemente es herir de muerte la lucha anticorrupción desde el Legislativo, bang.

 

Sin comentarios

Agregue un comentario

Malapalatuber